Foto: Archivo

El embarazo adolescente y la obesidad son factores de riesgo para los nacimientos prematuros, aseveró Luis Paulino Islas Domínguez, jefe del Servicio de Pediatría del Hospital General de México (HGM) “Eduardo Liceaga”.

En este nosocomio, abundó, los médicos atendieron 300 partos prematuros en 2015, es decir, 16 por ciento del total de los nacimientos en ese año.

De acuerdo con información de la Secretaría de Salud, nueve por ciento de los bebés nacen antes de la semana 37 de gestación, lo que es considerado como anticipado.

Islas Domínguez comentó que dicho problema de salud también está asociado a enfermedades de la madre, como diabetes, hipertensión, cardiopatías y nefropatías, y expuso que quienes padezcan alguna de ellas deben tener cuidados especializados desde la concepción.

Además, indicó, las mujeres embarazadas deben tener un excelente control prenatal para disminuir el riesgo de sufrir un parto adelantado.

Señaló que el nacimiento prematuro pone en riesgo la vida del recién nacido, pues su desarrollo no se completó durante la gestación y existe inmadurez cerebral, del sistema cardíaco, digestivo y endócrino.

Puntualizó que el bebé presenta también inconvenientes en el sistema respiratorio, cuyo problema es el más común y la principal causa del fallecimiento de estos pacientes.

Islas Domínguez apuntó que esa situación implica además un peligro para la madre porque, al padecer obesidad o alguna otra enfermedad crónica, incrementa la posibilidad de muerte.

Recordó que el Hospital General de México (HGM) cuenta con equipo de profesionales médicos para el manejo y control de estos pacientes, además de la tecnología e insumos necesarios para tratar a estos pequeños en el Servicio de Gineco-Obstetricia.

Debido a lo anterior, el especialista recomendó a la población femenina evitar el embarazo antes de los 18 años, tener un estilo de vida saludable y un estricto control prenatal durante la gestación.

NTX/CTS/RMJ

Te puede interesar: