Síguenos en

Entretenimiento

Standuperos de México buscan consolidar el género a partir de su cotidianidad

Foto: Notimex

Aunque el stand up nació en Estados Unidos con representantes como Jack Benny, Fred Allen y Bob Hope, en México está presente desde hace casi una década, aseguraron algunos de sus exponentes.

Lisi Esnaurrizar y Marko “El Engendro”, standuperos de reciente generación, coincidieron en que la tendencia de ese estilo de comedia surgió y se extendió en este país de la mano de Héctor Suárez Gomís, Polo Polo, Memo Ríos, Germán y Freddy Ortega, entre otros hacedores de comedia.

De ahí que intenten seguir sus pasos para continuar conquistando a los espectadores con historias cotidianas cargadas de humor.

Lisi Esnaurrizar, dramaturga desde hace varios años, comenzó su carrera en el stand up en 2013 cuando descubrió que podía hacer una comedia de lo más íntimo, así como de situaciones trágicas.

La creadora del show “Soltera en la cocina”, en el que prevalece ese estilo, compartió que en estos cuatro años no ha sido fácil posicionarse en el medio, ya que “hay quienes siguen creyendo que las mujeres no sabemos hacer reír (…) pero tenemos sentido del humor y no sólo somos histéricas”.

Tras mencionar que ha sido una lucha constante, indicó que cada vez hay más mujeres que practican esa técnica y reconoció como sus inspiradoras a Sofía Niño de Rivera, quien ha sido su mentora; Gloria Rodríguez, y Sarah Silverman.

Su acercamiento con esas figuras del stand up se dio porque deseaba conocer cómo la mujer debía hacer comedia y posteriormente fue a perfeccionar su estilo a Inglaterra.

Hoy sabe que hay un público asiduo al género y atribuyó esa tendencia a que “hay identificación. Todo lo que hablamos los standuperos es real. No podemos hablar lo que no hemos vivido. Un ejemplo de lo que sí puede hablar es de ser una nalgona, porque ella considera que lo es realmente.

En su oportunidad Marko “El Engendro”, coincidió en que la buena recepción del género en México se debe a que las rutinas de los standuperos están basadas en la cotidianidad.

“Un buen standupero hace que te identifiques. La gente ya no quiere escuchar el mismo chiste; pero contado por varias personas”, dijo.

Sobre la manera en que se dio su incursión en ese estilo de comedia, señaló que hace cuatro años debutó en un café del centro de la ciudad. Sin embargo, fue hasta hace apenas año y medio que decidió renunciar a su trabajo “Godín” para comenzar su labor como creador de stand up.

“Caí en coma diabético hace algunos años y cuando desperté me di cuenta de que ya no quería ser un Godínez, ya no quería ser una persona común. Traía el gusanito de crear y decir lo que pienso y hasta hace poco más de un año lo conseguí”, expuso.

Reconoció que no es cosa fácil hacer ese tipo de comedia, pues se deben escribir las rutinas sin copiar al de al lado y olvidarte de las poses. “Las máscaras te las tienes que quitar y no temer al ridículo, tienes que entender que eres tu pero potencializado para stand up”.

El también protagonista de la puesta en escena “La culpa la tiene cupido” compartió que en ese tipo de espectáculo se debe exagerar todo lo que eres para mostrarlo al público y que éste se sienta identificado. “Lo tomo como una catarsis y entenderlo me ayuda a expresarlo mejor”.

Marco “El Engendro”, hace rutinas con referencias al sexo, con lo que se calla en ese tenor y con la diabetes. Está convencido de que sus shows no se parecen a los de otros porque no le suceden cosas iguales a los de otras personas.

“Mi mejor carta de presentación es decir las cosas como las quiero expresar. De hecho ahora mismo estoy haciendo una rutina sobre la impuntualidad”, compartió con emoción.

Ambos creadores coincidieron que el stand up es un estilo de comedia que se da a partir de la autocrítica y las experiencias personales más un toque de humor.

Sin embargo, además del talento para contar historias se debe tener bases profesionales para desarrollarse y éstas, dijeron, se consiguen a través de cursos y talleres impartidos por los más longevos en el género.

Adal Ramones, por ejemplo, es uno de los precursores de ese estilo de comedia que ha impulsado a talentos para que aparezcan en la televisión, mientras que Héctor Suárez Gomís promueve el stand up a través de talleres, cuyas fechas y sedes las da a conocer en las redes sociales.

NTX/MAY/IAM

Noticias de agencia y redacción

Te puede interesar

>

Más en Entretenimiento