Música

Francisco Céspedes ofrece mágica y divertida velada en Lunario

Con el Lunario del Auditorio Nacional lleno, el cantautor Francisco Céspedes ofreció el primero de sus dos íntimos conciertos de la noche del martes, en donde compartió temas tanto en español como en inglés, así como divertidas historias.

La intérprete de música mexicana Fabiola Jaramillo fue la encargada de abrir el concierto acompañada de la guitarra de Adrián Ramírez; durante 15 minutos interpretó tres temas, entre ellos “La mala costumbre”, de su nuevo disco.

Posteriormente una banda, encabezada por el saxofón, dio la introducción a esta velada con “Vida loca” y al terminar las luces se apagaron para dejar escuchar la voz del cubano con el tema “Dónde está la vida?”

Con su peculiar carisma, interactuó durante toda el concierto con los asistentes y entre canción y canción bromeó sobre temas de amor, religión, literatura, política y familia, tanto de Cuba como de México, país del que es naturalizado.

“Sepa que a los hijos hay quien comprenderlos, la vida cambió, hay librerías pero ya no hay libros, dos otros escritores por ahí… yo no soy poeta, pero en el aire las compongo, hice un bolero para dos mujeres, una cubana allá, y una en Cuernavaca, aquí que me dejó, se llamaba como mi mamá”, contó.

“Qué hago contigo”, fue su tercer tema, seguido de “Todo es un misterio”, que fue uno de los más coreados en la noche, sobre todo por las parejas de enamorados que ahí se encontraban.

“Me voy a sentar, anoche hice algunas travesuras desde la habitación desde mi casa… hacer canciones también lo son, no he dormido nada, tengo la voz ronca, pero sentí que me estaban quedando bonitas por eso me quedé despierto”, compartió.

Enseguida Pancho Céspedes, quien lució más delgado ya que en su momento indicó que había bajado de peso para ponerse en forma, se sentó en un banquillo para descansar mientras cantaba “Quédate más”, pero para el siguiente tema se levantó de nuevo.

Previo a interpretar “A veces”, contó que esta canción se la escribió a su hija Mariana, luego de que vio sus primeras lágrimas, a los 14 años, por un chico que no quería estar con ella porque tenía una competencia de patineta.

Más tarde invitó a Fabiola Jaramillo de nuevo al escenario, pero esta vez para cantar junto a él el tema “Remolino”, el cual fue uno de los más aplaudidos durante su presentación de más de dos horas de duración.

El compositor siguió el romanticismo pero ahora en otro idioma con “You are so beautiful”, y bromeó en que después trataría de cantar en inglés porque ahora solo canta parecido; seguido de otros dos temas, entre ellos “Feelings” que, dijo, estaba estrenando.

“Ella es una de las mejores cantantes de mi tierra: Haydée Milanés”, dijo para dar paso a su segunda invitada de la noche, la hija de Pablo Milanés, con quien cantó el tema “Se te olvida”, pero ante la insistencia del público improvisó junto a Céspedes “Tu me acostumbraste”.

“Pensar en ti”, “Nadie como tú” y “Señora”, fueron sin duda otros de los temas que más agradaron a los asistentes, tras lo cual pidió a Maruchi Vehemaras subir al escenario para cantar a dueto con esta intérprete a la que confesó admirar.

Después de otros dos temas, hizo cantar a todos con “Bésame mucho”, “Solamente una vez” y “Se me antoja”. En la última parte de la velada, Francisco Céspedes cedió un espacio para que su tecladista, Julio, de 20 años, interpretara una canción de su autoría, la que fue aplaudida por el público.

A las 22:30 horas, Pancho Céspedes se despidió después de complacer a los asistentes con otros temas, los cuales no dejaban que se retirara, pero Pancho recordó que a las 11 tenía que dar otro show y cerró con sus grandes éxitos “Vida loca” y “Vida, vida”.

NTX/AFG/MTG

Comenta esta noticia