Noticias

Recuerdan a víctimas del Chapecoense

El 28 de noviembre de 2016 una tragedia aérea sorprendió al mundo del deporte y enlutó al futbol mundial, cuando el vuelo 2933 de la aerolínea boliviana LaMia se estrelló en la zona del Cerro Gordo, en el departamento de Antioquía, Colombia, dejando sin vida a 71 persona, entre ellas a 19 jugadores del equipo de fútbol brasileño Chapecoense, a un año habitantes del lugar recuerdan el acontecimiento.

“No quisiera recordar nada de esa noche”, dice Luis Albeiro Valencia, mientras paradójicamente pone cruces en el Cerro Chapecoense con imágenes de las 71 personas que el 28 de noviembre de 2016 fallecieron allí en un accidente aéreo que enlutó al fútbol y marcó para siempre la vida de los habitantes del municipio de La Unión, de acuerdo con EFE.

El rostro de Sissy Arias, una de las miembros de la tripulación boliviana que falleció, es la primera en asomar de la caja en la que transportan decenas de cruces de madera que fabricaron dos habitantes del caserío de Pantalio, ubicado en el límite de los municipios La Unión y La Ceja.

La idea de estas personas es preparar con flores y elementos religiosos el lugar donde cayó el avión Avro RJ85 de LaMia para conmemorar el primer aniversario.

“Era muy bonita esa piloto”, comentó a Valencia, quien por el sonido de las ambulancias terminó esa noche en lo más alto del cerro para intentar salvar alguna vida luego de que la aeronave se impactará cuando el club brasileño se dirigía a la final de la Copa Sudamericana contra el Atlético Nacional.

Unas 200 personas visitan cada fin de semana el antiguo Cerro Gordo con la idea de hallar detalles de la tragedia, orar por los muertos, conocer las historias detrás del rescate de los seis sobrevivientes y sentir cerca al “Chape”, ese equipo que se inmortalizó entre las verdes montañas del departamento colombiano de Antioquia.

Síguenos en Google News

Noticias Relacionadas

Adblock Detectado

Por favor, considera ayudarnos desactivando tu ad blocker. Te prometemos que nuestra publicidad NO es molesta. Gracias a ella es que seguimos online.