Entretenimiento

La gran experiencia vaquera del Viejo Oeste en Fort Worth Stockyards

Si lo que se desea es recordar las glorias del Viejo Oeste, basta con ponerse botas, sombrero, paliacate y visitar Fort Worth Stockyards, donde se preserva la imagen del “Cowtown” como símbolo de la industria ganadera.

Los Stockyards fue un antiguo mercado de ganado y hoy es uno de los lugares más emblemáticos debido a que guarda gran parte de la historia y cultura occidental de Estados Unidos.

En 1976 fue registrado como el Distrito Histórico de los Stockyards en Fort Worth. Destaca por sus salones, restaurantes, una estación de tren, tiendas, el rodeo y un museo.

Es el punto obligado de reunión para las familias que visitan esta ciudad texana debido a que su ambiente es único y el entretenimiento está asegurado. Además, pareciera que el tiempo volvió atrás y se detuvo por unos instantes, pues todas sus construcciones son originales.

Al caminar se observan las calles y avenidas de un barrio que en algún tiempo fue considerado de mala fama llamado Hell´s Half Acre, donde los cowboys iban a divertirse antes de subir con sus rebaños al Chisholm Trail, un tren que los llevaba hasta Kansas City para vender a sus animales.

Más adelante, se observa el Stockyards Hotel, un edificio de piedra que data de 1907 y en el que se hospedaron los célebres bandidos Bonnie Parker y Clyde Barrow en 1933.

Incluso, se ofrece la Suite Junior Bonnie and Clyde que cuenta con una cama king-size y una variedad de artefactos históricos como el revólver .38 de Bonnie, fotografías, recortes de periódico y un poema escrito por ella para Clyde.

El Distrito Histórico de los Stockyards en Fort Worth es afamado porque a diario acarrea el ganado de cuernos largos (longhorn). Es una raza típica de Texas que se distingue precisamente por sus cuernos, los cuales pueden llegar a medir hasta dos metros, así como por sus manchas blancas diseminadas sobre la piel.

El acarreo dura pocos minutos y atraviesa la avenida Exchange en dos horarios: a las 11:30 y 16:00 horas.

Beber una copa en una de las cantinas emblemáticas, antes llamadas Saloon, como lo es White Elephant, es una de las paradas obligadas. Ahí se filmó la serie de televisión “Walker, Texas Ranger”, protagonizada por Chuck Norris.

La visita a Fort Worth no estaría completa sin visitar el Cowtown Coliseum, donde se celebra el Pawnee Bill’s Wild West Show, que retoma el original Wild West Show, con trucos de disparos, montas y carreras.

También se lleva a cabo el Championship Rodeo en el que se gozan las peripecias para jinetear un toro y lazar un becerro.

El Distrito Histórico de los Stockyards es prácticamente un pueblo del Oeste en el que existen diversas tiendas donde se pueden adquirir atuendos que harán sentir al turista como un verdadero vaquero del Old West.

En Langston’s se halla todo tipo de accesorios, como botas coloridas y de cualquier material, camisas rancheras, pantalones de mezclilla, cinturones, hebillas de plata y sombreros.

Como broche de oro a esta visita, se puede ir al Texas Cowboy Hall of Fame, un museo que rinde homenaje a los hombres y mujeres que han demostrado excelencia en el negocio y apoyo del rodeo.

El Salón de la Fama recuerda a más de 100 vaqueros y vaqueras que hicieron fama. En sus vitrinas exhibe recuerdos personales de ellos y se muestran carruajes de la época.

NTX/CPO/LRL

Comenta esta nota con nosotros en nuestro grupo o en nuestras redes sociales Facebook, Twitter y Google+.

Noticias Relacionadas

Adblock Detectado

Por favor, considera ayudarnos desactivando tu ad blocker. Te prometemos que nuestra publicidad NO es molesta. Gracias a ella es que seguimos online.