Ciencia

Universitarios diseñan prototipo de secador solar para frutas a bajo costo

Reduciendo costos en tecnología, un grupo de alumnos de la Universidad Politécnica de Amozoc (Upam), Puebla, diseñaron un prototipo de secador solar para frutas y hortalizas, así como un programa para adecuar el modelo a distintos productos.

El proyecto de los estudiantes de ingeniería en energía, surgió con la intención de prolongar la vida útil de frutas y hortalizas de productores poblanos del sector agrícola.

La deshidratación es un método para prolongar la vida de los alimentos mediante la exposición directa a la luz solar sobre planchas de metal o láminas de plástico negro, sin embargo, es un proceso lento que depende de las condiciones del clima.

El doctor Erick Eduardo Huesca Lazcano, profesor de la licenciatura en Ingeniería en Energía de la Upam, explicó el aprovechamiento de energía solar para el secado de frutas no es nuevo, pero destacó que los jóvenes universitarios lograron que esta tecnología sea sencilla y que pueda ser utilizada a nivel doméstico.

El prototipo hecho a la medida de los campesinos, tienen un costo no mayor a los mil pesos, con lo que reduce el tiempo convencional de secado, el cual se adapta a cualquier producto.

“A baja escala muchos productores no pueden vender todas sus hortalizas o frutas, una forma de conservarlas es con la deshidratación, le da plusvalía al producto y lo hace más fácil de comercializar”, dijo el doctor Huesca Lazcano.

En entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), el profesor de la Upam explicó que la idea es apoyar a los productores a que sus cultivos mantengan su riqueza nutrimental.

El prototipo solar es de forma rectangular, la cual tiene una pared frontal de cristal con sensores para medir la temperatura, además de otra cámara de secado donde se almacena el producto para su deshidratación, después de ser calibrado con un medidor de humedad.

Para elaborar este prototipo, también se priorizó que el modelo no contaminara como los secadores convencionales, sino que fuera amigable con el medio ambiente.

“Una vez calibrado el secador, los sensores se retiran y el modelo se opera de forma sencilla”, planteó Huesca Lazcano.

El deshidratador está equipado con sensores que manda los datos a un programa, donde se determina cuáles son las condiciones de temperatura y flujo de aire adecuados para el secado del producto, ya que cada uno requiere diferentes condiciones de humedad.

NTX/ICB/MSG

Comenta esta nota con nosotros en nuestro grupo o en nuestras redes sociales Facebook, Twitter y Google+.

Redacción

Noticias de agencia y redacción

Noticias Relacionadas

Adblock Detectado

Por favor, considera ayudarnos desactivando tu ad blocker. Te prometemos que nuestra publicidad NO es molesta. Gracias a ella es que seguimos online.