Salud

Causaría daño cerebral uso de adrenalina en pacientes con paro cardíaco

El uso de adrenalina, conocida como epinefrina, como tratamiento rutinario de último recurso para el paro cardiaco podría provocar daño neurológico severo en los pacientes que sobreviven, según los resultados de un ensayo realizado en Reino Unido.

La preocupación sobre el uso de epinefrina en pacientes que sufrieron paro cardiaco llevó al Comité Internacional de Enlace para la Resucitación a solicitar un ensayo controlado con placebo para determinar si la adrenalina es segura y efectiva en dichos pacientes.

La prueba se llevó a cabo con ocho mil 14 personas con paro cardiaco extrahospitalario, atendidas por paramédicos de cinco servicios de ambulancia, quienes administraron epinefrina parenteral a cuatro mil 015 pacientes y un placebo salino a los otros tres mil 999, junto con los cuidados estándar.

Durante el ensayo realizado en Inglaterra y Gales por tres años, los pacientes recibieron una inyección de adrenalina o una solución de agua salada (tratamiento ficticio) por parte de los paramédicos.

A los 30 días, 130 pacientes (3.2 por ciento) en el grupo de epinefrina y 94 (2.4 por ciento) en el de placebo estaban vivos, pero sin una diferencia significativa en la proporción de quienes sobrevivieron hasta el alta hospitalaria con un resultado neurológico favorable (87 de cuatro mil 007 frente a 74 de tres mil 994 pacientes).

Sin embargo, en el alta hospitalaria se detectó un deterioro neurológico severo (un puntaje de 4 o 5 en la escala de Rankin modificada) en más de los sobrevivientes en el grupo de epinefrina que en el de placebo, es decir 39 de 126 pacientes (31 por ciento) contra 16 de 90 (17 por ciento), respectivamente.

En adultos con paro cardíaco extrahospitalario, la aplicación de adrenalina resultó en una tasa significativamente más alta de supervivencia de 30 días que el uso de placebo, precisan los investigadores en un artículo publicado en la revista especializada New England Journal of Medicine.

Advierten asimismo que más sobrevivientes tuvieron un daño neurológico severo en el grupo de epinefrina.

En Reino Unido, cada año alrededor de 30 mil personas sufren un paro cardiaco, en el cual repentinamente el corazón deja de bombear sangre a todo el cuerpo, condición muy peligrosa a la que sobrevive menos de uno de cada 10 pacientes.

Tratar rápidamente con reanimación cardiopulmonar (CPR) y desfibrilación ofrece las mejores posibilidades de supervivencia, sin embargo cuando estos procedimientos fallan se utilizan inyecciones de adrenalina para tratar de restablecer los latidos del corazón, una práctica vigente desde hace 60 años.

Los investigadores en este ensayo dicen que faltan más estudio para tratar de entender la razón por la cual quienes recibieron epinefrina tienen más posibilidades de sufrir daño neurológico.

Una de sus teorías es que, aunque la adrenalina aumenta el flujo en los vasos sanguíneos grandes, lo deteriora en vasos muy pequeños, lo que puede causar daño cerebral.

NTX/I/VRR/JGN/

Síguenos en Google News

Noticias Relacionadas

Adblock Detectado

Por favor, considera ayudarnos desactivando tu ad blocker. Te prometemos que nuestra publicidad NO es molesta. Gracias a ella es que seguimos online.