Salud

Detección oportuna de cardiopatías congénitas salva vida de bebés

En México cada año nacen aproximadamente 18 mil bebés con alguna cardiopatía congénita y en el 80 por ciento de los casos no hay antecedente de factor de riesgo en la madre.

En 2017 fallecieron 57 bebés en el Instituto Nacional de Perinatología (INPer), la mitad fue por alguna cardiopatía congénita y de ellos 14 tuvieron una cardiopatía congénita no compatible con la vida, es decir, era imposible que sobrevivieran

El director general de este Instituto de referencia, Jorge Arturo Cardona Pérez, destacó que la detección oportuna, desde el embarazo, ayuda a salvar la vida de estos menores, pues se puede en algunos casos realizar una cirugía fetal, en otros recibirlo y suministrarle de inmediato medicamentos que lo tengan estable en espera de una o varias cirugías de corazón.

Abraham, de 45 días de nacido, y Monserrat, de un año dos meses, son ejemplo de la atención que se brinda en el INPer a las mujeres embarazadas cuyo bebé presenta alguna alteración cardiaca. En la menor el ventrículo derecho no se desarrolló y el menor tuvo cuatro defectos en el corazón.

Ambos, en su momento, fueron sometidos a cirugía en los primeros días de nacidos y actualmente se encuentran estables, aunque en el caso de Monserrat, deberá someterse a dos procedimientos quirúrgicos más a los tres a los siete años, además de que a los 20 días de vida sufrió un infarto y su segunda cirugía.

El tamiz de cardiopatía congénita que se realiza a todas las mujeres embarazadas que se atienden en dicho instituto, es importante ampliarlo a todas las instituciones de salud en todo el país, subrayaron especialistas de perinatología en conferencia de prensa.

“Tenemos que detectar a tiempo y operar a los bebitos en los primeros días, se tienen que atender de inmediato para que puedan vivir, y, en los casos de cardiopatías congénitas complejas necesitan seguimiento de por vida porque esos bebés nacen con un corazón diferente”, destacó Alfonso de Jesús Martínez García, cardiólogo pediatra del INPer.

Marlenne Martínez Castro y Alma Rosa Carrión Hernández, madres de Abraham y de Monserrat, respectivamente, agradecieron la oportuna intervención de los especialistas para detectar las enfermedades cardiacas en sus bebés y canalizarlos al mejor tratamiento para que sigan con vida.

NTX/MPG/MAG

Síguenos en Spotify

Noticias Relacionadas

Adblock Detectado

Por favor, considera ayudarnos desactivando tu ad blocker. Te prometemos que nuestra publicidad NO es molesta. Gracias a ella es que seguimos online.