Salud

Estudian efecto ansiolítico de los tés más empleados por la población

Un grupo de científicos del Centro de Investigación y de Estudios Avanzados (Cinvestav) estudia las propiedades del té de manzanilla, tila, granada, toronjil y verde, entre otros, a fin de encontrar los componentes específicos que genera el efecto ansiolítico.

El proyecto encabezado por la investigadora del Cinvestav Sede Sur, Carolina López Rubalcava, también busca verificar que el uso de las infusiones no tenga efectos colaterales y comprobar que no induzcan interacciones con otros fármacos.

El estudio emplea extractos de las plantas que más utilizan las personas en forma de té para reducir la ansiedad, los nervio o el “susto”, detalló la especialista.

“Muchos de ellos no se saben si realmente tienen efectos ansiolíticos, porque es un conocimiento que ha pasado por varias generaciones y empezamos a estudiar las plantas o los tés como tal para comprobar si tienen efectos ansiolíticos”, dijo.

En la mayoría de las plantas, el conjunto de componentes producen efecto ansiolítico como en el té de tila que actúa sobre el sistema GABAérgico, principal depresor en el sistema nerviosos central y modulador de otros sistemas de neurotransmisión.

De manera similar, explicó el Cinvestav en un comunicado, trabajan los medicamentos conocidos como benzodiacepinas. “Estas plantas actúan en el sistema de neurotransmisión GABAérgico, aumentando su actividad y hace que se produzca un efecto ansiolítico”, apuntó.

López Rubalcava agregó que otros extractos como la granada tienen componentes que actúan sobre receptores a estrógenos y tienen función similar a los fitoestrógenos.

“En este caso, también se han relacionado esos mecanismos de acción con los efectos ansiolíticos y antidepresivos de la planta”, dijo.

El Laboratorio de Psicofarmacología y Trastornos de la Alimentación del Cinvestav, trabaja con varios modelos animales para analizar la ansiedad, con el propósito de comprobar si una planta tiene efecto ansiolítico.

Uno de los resultados arrojó que un té de toronjil, de un tipo muy específico, en vez de tener un efecto ansiolítico en realidad presentó una respuesta ansiogénica, esto es, produce ansiedad.

Ante este efecto, el texto señala que es necesario las personas tengan información sobre el tipo de plantas de los tés, ya que pueden tener un efecto diferente al esperado.

Asimismo, precisa que el objetivo del estudio también es comprobar si las propiedades atribuidas a las infusiones son reales. “Hay plantas que pueden provocar algún problema si se usan con frecuencia, eso es parte de nuestra investigación: ver si un uso crónico pueden tener o no propiedades aparentes o visibles”, apuntó la especialista.

Una de las ventajas de las plantas con efecto ansiolítico es que son más baratas que los fármacos, no obstante, como tratamiento los resultados se verían a largo plazo y deberían ser supervisados por un profesional de la salud.

NTX/ICB/MSG

Síguenos en Google News

Noticias Relacionadas

Adblock Detectado

Por favor, considera ayudarnos desactivando tu ad blocker. Te prometemos que nuestra publicidad NO es molesta. Gracias a ella es que seguimos online.