Ciencia

Obtienen el mapa cerebral más completo de una mosca a nanoescala

Utilizando microscopía electrónica de transmisión, científicos del Instituto Médico Howard Hughes (HHMI, por sus siglas en inglés) tomaron fotografías detalladas de todo el cerebro de una mosca de fruta (Drosophila melanogaster), lo que permite tener una nueva herramienta para mapear conexiones neuronales.

El cerebro de la mosca de la fruta es aproximadamente del tamaño de una semilla de amapola, formado por alrededor de 100 mil neuronas, cada una de las cuales se ramifica como “cables finos” y se “conectan”, comunicándose entre sí y formando una densa red de circuitos de comunicación.

En un comunicado de la institución, se informó que para el estudio los científicos utilizaron dos microscopios electrónicos de alta velocidad, siete mil 62 rebanadas de cerebro y 21 millones de imágenes.

Precisó que la investigación estuvo a cargo de especialistas del Campus de Investigación Janelia del HHMI en Ashburn, Virginia, y los resultados se publicaron en la revista “Cell”.

Las fotografías se obtuvieron de una mosca hembra adulta. Los datos obtenidos se suman a una primera técnica: una instantánea digital de alta resolución del cerebro adulto de la mosca de la fruta.

De acuerdo a los científicos, la mosca de fruta son insectos sorprendentemente sofisticados que “pueden aprender y recordar”. Tienen secuencias de cortejo y arreglo personal, aseguró el neurocientífico Davi Bock, uno de los líderes del grupo del HHMI.

El experto destacó que hasta ahora se generaron las imágenes de todo el cerebro de la mosca con esta resolución, la cual permitirá apreciar las conexiones entre las neuronas. “Ese detalle es clave para trazar los circuitos del cerebro: las redes precisas de conexiones neuronales, que apuntan hacia los comportamientos específicos de las moscas”, detalló.

De esta manera, los datos del equipo de investigación ofrece una nueva herramienta para “mapear” las conexiones neuronales y profundizar en el estudio, ya que uno de los hallazgos fue identificar un nuevo tipo de célula.

Para el trabajo científico, el equipo utilizó cámaras de alta velocidad y dos sistemas personalizados para mover las muestras de tejido en incrementos de ocho micrómetros, lo que les permitió capturar las fotografías.

Con ello se obtuvieron imágenes de una porción entera del cerebro en menos de siete minutos. También utilizaron un cargador robótico personalizado, construido en el mismo Campus de Investigación Janelia del HHMI que recogió y colocó muestras automáticamente.

NTX/MSG

Síguenos en Spotify

Noticias Relacionadas

Adblock Detectado

Por favor, considera ayudarnos desactivando tu ad blocker. Te prometemos que nuestra publicidad NO es molesta. Gracias a ella es que seguimos online.