Ciencia

Bioingenieros muestran uso del gel magnético para aliviar el dolor

Como una alternativa médica, científicos de la Universidad de California en Los Ángeles (UCLA) usaron pequeñas partículas magnéticas dentro de un gel para controlar el dolor crónico, y en un futuro podría ser de utilidad para el tratamiento de enfermedades.

Los bioingenieros explicaron que este trabajo consiste en pequeñas partículas magnéticas dentro de un gel son funcionales para controlar las proteínas celulares que responden a la estimulación mecánica y que controlan el flujo de ciertos iones. Estas proteínas están en la membrana de la célula y juegan un papel en las sensaciones del tacto y el dolor.

En un comunicado, la UCLA informó de este proyecto científico que muestra un camino hacia este tipo de tecnología con aplicación médica.

El estudio estuvo a cargo de Dino Di Carlo, profesor de Bioingeniería y Andy Kah Ping Tay, recién egresado del doctorado de esta misma universidad, becario postdoctoral en la Universidad de Stanford. También participan expertos de la Universidad de New South Wales, Australia.

Para hacer el gel magnetizado, comenzaron con un polímero, ácido hialurónico, un material similar al gel que se encuentra naturalmente en la médula espinal y el cerebro, que ayuda a proporcionar soporte estructural a las células en esas partes del cuerpo. El material se produce artificialmente y se utiliza en cosméticos y productos de belleza como relleno y barrera contra la humedad.

Los científicos colocaron pequeñas partículas magnéticas en el gel biocompatible, para luego cultivar un tipo de célula neuronal primaria (neuronas ganglionares de la raíz dorsal) en el gel.

En pruebas de laboratorio, aplicaron un campo magnético para generar una fuerza de “tracción” sobre las partículas, que se transmitió a través del gel a las células incrustadas.

De acuerdo al comunicado, los investigadores encontraron que las fuerzas mecánicas inducidas magnéticamente llevaron a un aumento en los iones de calcio en las neuronas, lo que significó que las neuronas respondieron a las fuerzas.

“Al aumentar la fuerza constantemente con el tiempo, las neuronas se adaptaron a la estimulación continua al reducir las señales de dolor”, detalló el grupo de trabajo, el cual estableció que el gel magnético podría adaptarse a diferentes biomateriales para terapias para trastornos cardíacos y musculares.

La investigación contó con el apoyo financiero de los Institutos Nacionales de Salud, y del Departamento de Educación y Capacitación del gobierno australiano.

NTX/MSG/LCH

Comenta esta nota con nosotros en nuestro grupo o en nuestras redes sociales Facebook, Twitter y Google+.

Noticias Relacionadas

Adblock Detectado

Por favor, considera ayudarnos desactivando tu ad blocker. Te prometemos que nuestra publicidad NO es molesta. Gracias a ella es que seguimos online.