Viral

Encarcelan a una mujer en Dubái por beber una copa de vino en el avión

La aerolínea, Emirates Airlines, inició su programa de vinos en 2006 y, en los años transcurridos desde entonces, ha gastado aproximadamente 690 millones de dólares en construir una impresionante colección de más de 3.75 millones de botellas de vino, incluidas algunas de las cosechas más raras y exclusivas del mundo. También tienen vinos baratos: solo Costco compra más champán Dom Perignon cada año que Emirates.

La empresa considera que su selección de vinos es una parte casi esencial de la experiencia durante el vuelo, sugiriendo que los pasajeros de primera clase pidan una copa de champán “cuando aborden el avión” y alentando a las clases ejecutivas y económicas a “déjenos servirle una copa cada vez que le apetezca”. Lo que la página web olvida mencionar es que beber una copa de vino a bordo puede tener terribles consecuencias cuando aterrizas en Dubái, el tipo de consecuencias que te pueden meter a una celda por tres días o dejarte varado en el país por un año.

Según los informes, Ellie Holman, dentista nacida en Suecia que vive en Londres, fue detenida y encarcelada por las autoridades de los Emiratos Árabes Unidos, supuestamente porque tomó una sola copa de vino durante su vuelo de ocho horas. Según el The Guardian, Holman, que viajaba con su hija de cuatro años, fue interrogada sobre su visa cuando aterrizó en el aeropuerto internacional de Dubái.

Un oficial de aduanas e inmigración le dijo que su visa no era válida y que se le exigiría que regresara a Londres. Cuando ella le preguntó si podía comprar otra visa, el oficial le preguntó sobre su consumo de alcohol durante el vuelo. Ella admitió que había tomado una copa de vino en el avión, y le dijeron que era “ilegal beber alcohol”.

Inmediatamente, los oficiales les confiscaron sus pasaportes y teléfonos a ella y a su hija, les quitaron los aretes y las pusieron bajo custodia. Pasó tres días en la cárcel, sin poder contactar a su esposo ni a los amigos que la esperaban, y dijo que a ella y a su hija se les negó desde un principio la comida y los baños.

“Mi niña tuvo que ir al baño en el piso de la celda. Nunca la había escuchado llorar como lo hizo en esa celda”, dijo en un comunicado difundido por la organización Detained in Dubái. “La comida [que nos dieron] olía a basura podrida y ni [mi hija] Bibi ni yo nos atrevimos a probarla. Me mantuve despierta durante los tres días enteros”.

Desde entonces, la niña logró reunirse con la pareja de Holman, Gary, y se le permitió regresar a Londres. Mientras tanto, Holman enfrenta un año en Dubái mientras espera el día de su juicio. Hasta ahora, ella dice que ya ha pagado 38,290 dólares en honorarios legales y ha perdido ingresos de su consultorio dental. (Ella le dijo al The Independent que su consultorio ahora está cerrado, y que la pareja ya se gastó todos sus ahorros).

“Los Emiratos Árabes Unidos mantienen una fachada deliberadamente engañosa de que el consumo de alcohol es perfectamente legal para los visitantes”, le dijo a The Guardian Radha Stirling, CEO de Detained in Dubái. “Es totalmente ilegal que cualquier turista tenga cualquier nivel de alcohol en la sangre, incluso si lo consume durante el vuelo y se lo proporciona la propia aerolínea de Dubái. Es ilegal consumir alcohol en un bar, un hotel y un restaurante, y si se somete al alcoholímetro, esa persona será encarcelada”.

Holman no se equivoca sobre la parte “deliberadamente engañosa”. Le Clos, un minorista de vinos y licores de lujo, tiene nueve ubicaciones en el aeropuerto de Dubái, permite que los clientes graben nombres en sus botellas de gran valor e incluso ofrece un servicio de degustación complementario “en uvas y licores seleccionados” en el área de salidas.

Según un análisis de sangre al momento de su arresto, el nivel de alcohol en la sangre de Holman era de 0.04. Eso está muy por debajo del límite legal para conducir en los Estados Unidos y el Reino Unido.

Síguenos en Spotify

Noticias Relacionadas

Adblock Detectado

Por favor, considera ayudarnos desactivando tu ad blocker. Te prometemos que nuestra publicidad NO es molesta. Gracias a ella es que seguimos online.