MéxicoNoticias

Necesaria una nueva cara a la educación, dice niño universitario

Carlos Antonio Santamaría Díaz, estudiante de 12 años de edad que cursará la Licenciatura de Física Biomédica en la UNAM, consideró necesario impulsar el estudio de la ciencia entre los niños, así como “darle una nueva cara” a la educación y a la escuela para hacerlas más atractivas.

Al expresar su visión acerca del panorama educativo del país, el menor, que este lunes iniciará semestre en la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), opinó que uno de los grandes problemas es la falta de educación y “la verdad estamos en una situación muy complicada” que es difícil de explicar.

Sus carcajadas se tornan serias cuando habla del acontecer social y político de México, al cual, reconoció, dejaría para ir a trabajar a otra nación para después regresar y “ver si es posible sacar al país del hoyo de donde está”.

“Necesitamos un sistema educativo que no sea solo un flujo de profesores con un patrón fijo, sino que ellos mismos, los niños, descubran las cosas, el por qué de las cosas y de manera divertida”, expresó.

Pero también darle una nueva cara a la educación, a la escuela; “que no sea esa institución rígida que sólo te va a llenar el cerebro de cosas; que sea un lugar donde no sólo vas a aprender, sino a descubrir nuevas cosas y con gusto”, abundó en conferencia de prensa, donde contagió con su ánimo y risas a los asistentes.

“Una de mis intenciones y responsabilidades sociales para con la UNAM es el proyecto de abrir un grupo de niños como yo. Apoyarlos, no como un profesor, sino como otro alumno para ayudarlos a alcanzar lo que yo he logrado”, manifestó.

Carlos Antonio dijo estar sorprendido del grado de avance de la humanidad pero al mismo tiempo de tanta ignorancia: “el conocimiento viene de reconocer nuestra propia ignorancia y también me preocupa el poder al que hemos llegado para destruir y crear vida”.

Respecto a si se considera un niño genio y luego de una carcajada, aseguró que no le gusta utilizar esa palabra porque lo de menos es el coeficiente intelectual, sin estigmatizar a las personas por sus capacidades o por su apariencia física.

Con soltura, Carlos se dijo un niño feliz y rechazó sentirse intimidado por desenvolverse en un mundo de adultos; “lo que a mí me interesa es aprender. La interacción con mis compañeros vendrá después”.

Cuando no lee sobre divulgación científica, Carlos disfruta de la literatura clásica como El Quijote, sin que ello implique no sentirse preocupado y empático con los jóvenes que desean una oportunidad en la UNAM para seguir estudiando, pero que nunca han logrado ingresar vía el examen de selección.

“Yo les diría que por lo pronto sigan estudiando por Internet. La mayoría de las cosas que he aprendido yo es por Internet”, que es una herramienta que usada de manera correcta, es muy más valiosa, expresó.

Admitió que algunos de sus conocidos lo consideran “raro” pero que también ha encontrado comprensión en otros niños “y eso es bonito”, además de que en ningún momento se siente aislado o excluido y mucho menos en la UNAM, en particular en la Facultad de Química, a la que ya considera su casa.

Carlos, quien disfruta de los juegos “Lego”, inició su gusto por la ciencia a través de la astronomía y desde muy pequeño, cuando manifestó a sus padres su aburrimiento por el sistema educativo tradicional, inició su viacrucis por encontrar la escuela y los maestros adecuados para su capacidad.

“Me salió mal. El ambiente era hostil pese a que mis padres pagaban”, hasta que Carlos y sus padres recorrieron diversas escuelas para concluir su educación básica y media superior, antes de ingresar a la licenciatura en la UNAM.

Los padres de Carlos, Arcelia Díaz y Fabián Santamaría, dijeron sentirse muy orgullosos de su hijo, como papás y como universitarios, porque ellos se conocieron en Ciudad Universitaria y por tanto “Carlos es hecho en CU”, finalizaron.

El niño universitario dijo que de tener la oportunidad, solicitaría al candidato ganador de la elección presidencial, Andrés Manuel López Obrador, apoyo para crear una estrategia que permita a los niños cursar las primeras materias de ciencia en la máxima casa de estudios.

Carlos Antonio también demandó que los legisladores hagan su trabajo y “que se ocupen del país de la misma manera en que se ocupan de ellos mismos”.

En ese sentido sostuvo que los diputados y senadores tienen más responsabilidad que el propio Presidente de la República, al ser los encargados de la creación y la emisión de las leyes.

NTX/AAR/EGR/MAC

Síguenos en Spotify

Noticias Relacionadas

Adblock Detectado

Por favor, considera ayudarnos desactivando tu ad blocker. Te prometemos que nuestra publicidad NO es molesta. Gracias a ella es que seguimos online.