Salud

Inmunoterapia contra Linfoma no Hodgkin, opción eficaz para este mal

A diferencia de otros tratamientos, las inmunoterapias contra enfermedades como el Linfoma no Hodgkin, han resultado tener menos efectos secundarios y favorece una recuperación más amable al utilizar sus propias células modificadas para combatir el cáncer.

Así lo reveló el hematólogo del Houston Methodist Hospital, Carlos Ramos, al ofrecer información sobre este padecimiento y su tratamiento en vísperas del Día Mundial del Linfoma que tendrá lugar el próximo 15 de septiembre.

El especialista explicó que la inmunoterapia actual sobre el propio sistema inmune del paciente para combatir la enfermedad “es un tratamiento muy eficaz”, aunque advirtió que no es una cura milagrosa ya que puede tener efectos secundarios.

Por ello es importante conocer dichos efectos y explicarlos a los pacientes antes de iniciar el tratamiento, a fin de no generar expectativas erróneas, advirtió.

De acuerdo con el especialista, los efectos secundarios de la inmunoterapia contra el linfoma no Hodgkin a menudo son menos graves que los efectos de la quimioterapia o la radiación, sin embargo, la inmunoterapia hace que el sistema inmune del paciente se comporte de manera diferente, lo que puede tener consecuencias.

En un comunicado del Houston Methodist Leading Medicin, detalló que algunos de los efectos secundarios más comunes de la inmunoterapia utilizada para tratar el Linfoma no Hodgkin son el cansancio, la fiebre , los escalofríos y las naúseas.

También se pueden presentar reacciones alérgicas o infección en el área donde recibió el medicamento, ya que la inmunoterapia se administra por vía intravenosa.

Además, podría presentarse diarrea o estreñimiento, salpullido o picazón en la piel, dolor en las articulaciones, pérdida de apetito, tos o problemas para respirar, problemas con las glándulas suprarrenales, pituitaria y tiroidea con efectos como el hipertiroidismo o hipotiroidismo.

Aún así, el tratamiento resulta ser uno de los más amables, ya que aunque todos los tratamientos de inmunoterapia tienen efectos secundarios, “no todos los pacientes los experimentan”.

Así lo advirtió Emily Dumler, una madre de familia de tres hijos que vive en Estados Unidos, y quién en 2015, fue la tercera persona en el mundo en recibir una forma experimental de tratamiento inmune para el Linfoma no Hodgkin, el cual utilizó sus propias células modificadas para combatir el cáncer.

NTX/EGL/MAG

Síguenos en Spotify

Noticias Relacionadas

Adblock Detectado

Por favor, considera ayudarnos desactivando tu ad blocker. Te prometemos que nuestra publicidad NO es molesta. Gracias a ella es que seguimos online.