FútbolPortada

A Mourinho le gritaron un gol en la cara y se lanza a los golpes

El crispado Chelsea-Manchester United tuvo tensión dentro y fuera del césped. El empate agónico de Ross Barkley, que marcó el 2-2 sobre el 96′, disparó las emociones de unos banquillos que se tenían chispa desde el inicio.

Un ayudante de Sarri detonó el explosivo temperamento de Mourinho. El hombre pasó caminando al frente del banquillo de los ‘red devils’ con sus puños y celebrando la anotación, todo esto mientras el luso masticaba la bronca de ver escaparse el triunfo en el último suspiro.

La reacción de Mou no se hizo esperar, saltando cual resorte disparado hacia el hombre que se perdió entre la multitud que intentaba separarlos. Tomó algunos minutos el calmar la situación, por lo que el colegiado Dean decidió dar por terminado el choque con el 2-2 final.

Tras el cierre, Mourinho se dirigió en primera instancia a los aficionados del United, a quienes les reconoció su apoyo con un aplauso. Posteriormente, el entrenador miró desafiante las gradas locales y alzó su mano con un ‘3’ recordando las tres Premier League que ganó en sus dos pasos por el banquillo del Chelsea. Fiel a su estilo, el portugués no se corta ni con la soga al cuello y la crisis que vive su equipo.

Comenta esta noticia