MéxicoNoticias

Demandan guarderías privadas ser respetadas como actividad esencial en la CDMX

La asociación de Guarderías Privadas de la Ciudad de México, con el apoyo de padres de familia, demanda que se permita la apertura de los servicios de guarderías infantiles en la capital, para que padres y madres que laboran en actividades también esenciales, cuenten con un espacio donde sus hijos puedan permanecer en condiciones de seguridad y salubridad durante esta contingencia de salud.

Los padres trabajadores requieren un servicio donde sus hijos puedan ser resguardados y cuidados, cuando ellos no estén en condiciones de hacerlo en determinados momentos, tal como lo refiere la Convención Sobre los Derechos del Niño. En ese tema, las guarderías privadas juegan un papel esencial en la Ciudad de México donde atienden a 27% de los niños que acuden a guarderías.

La asociación ha alertado que, a pesar de haber sido incluida como actividad esencial por la Secretaría de Salud Federal, y haber sido listada entre las actividades permitidas en semáforo rojo por la Jefa de Gobierno en el Plan Gradual hacia la Nueva Normalidad el Comité de Monitoreo del mismo Gobierno de la Ciudad de México, no se les ha permitido reiniciar sus operaciones a casi un año del cierre, afectando a padres, madres y niños usuarios.

“Las guarderías desempeñamos una actividad esencial para el país, el cuidado de los menores de padres y madres trabajadores, muchos de ellos que participan en labores esenciales; mantener el cierre está afectando a miles de ellos y a sus pequeños” afirmó Flor Romo, representante de los demandantes.

Es por ello que, con el apoyo de padres y madres usuarios, presentarán un amparo por haber sido excluidas de los “Lineamientos para la ejecución del plan gradual hacia la nueva normalidad en la CDMX”, a pesar de haber sido consideradas como actividad esencial.

Prioridad salud y seguridad

Las guarderías pertenecientes a la asociación han hecho explícito su compromiso con exceder las medidas de salud, higiene y seguridad definidas por los gobiernos federal y local, además de haber cumplido con los protocolos de regreso seguro.

Con este fin instrumentan medidas dirigidas al personal que labora y a los menores como toma de temperatura y oxigenación tres veces al día; limpieza de calzado externo, desinfección de manos y mochila; distanciamiento social; no compartir materiales; desinfección constante de instalaciones; uso de cubrebocas y careta.

“Cumplimos un papel esencial en el cuidado de grupos vulnerables, como son los menores de 4 años, y lo hacemos bajo protocolos muy estrictos. Requerimos el mismo trato que reciben el resto de las estancias dedicadas al cuidado de personas, como las estancias dedicadas al cuidado de las personas de la tercera edad”, señaló Flor Romo.