Ciencia

Científicos estudian líquines antárticos para tratar Alzheimer

Un grupo de científicos chilenos realizó un estudio sobre los líquenes de la Antártica para encontrar compuestos con propiedades farmacológicas de tipo antioxidante que puedan ser de utilidad en el tratamiento contra el Alzheimer.

El Instituto Antártico Chileno (Inach) informó este martes que los expertos lograron aislar ocho metabolitos desde los líquenes antárticos “Umbillicaria antárctica” y “Ramalina terebrata”, recolectados en el continente blanco.

De los análisis efectuados a los metabolitos, la “parietina” y la “tenuiorina” lograron inhibir la agregación de la proteína Tau, la cual es clave en el desarrollo del Alzheimer en las personas.

El Inach consideró que “con temperaturas extremas, altos niveles de radiación ultravioleta y tiempos prolongados de oscuridad, la Antártica es el lugar ideal para la búsqueda de nuevos compuestos con mejores propiedades farmacológicas”.

Por esa razón la entidad gubernamental financió el proyecto “Dépsidos y depsidonas de líquenes antárticos: estudio antioxidante y evaluación como posibles inhibidores de la agregación de la proteína Tau”.

El estudio comprobó que “la variabilidad y cantidad de los compuestos (metabolitos) que producen los líquenes vendrían a estar dados, en su mayoría, por factores ambientales, lo que demostraría la importancia de estas sustancias para su capacidad de adaptación ecológica”.

Añadió que, “los líquenes han demostrado ser una buena fuente de antioxidantes naturales debido a la alta presencia y variedad de moléculas polifenólicas que hay en sus extractos”.

“Los polifenoles son compuestos sintetizados por las plantas en sus frutos, hojas, tallos y semillas, entre otros, cuya característica principal en su estructura es que poseen uno o varios grupos hidroxilos”, expuso.

El Alzheimer es una enfermedad neurodegenerativa que se caracteriza por la pérdida progresiva de las neuronas, hecho que se ve manifestado en la pérdida de la memoria, la disminución de realizar tareas rutinarias y la desorientación, entre otras.

El Inach recordó que, “hasta la fecha, aún no existe un tratamiento farmacológico que pueda enfrentar la enfermedad de Alzheimer, por lo cual es necesario seguir explorando adicionales especies de líquenes antárticos con la finalidad de encontrar nuevos inhibidores de la agregación de la proteína Tau”.

NTX/I/JWN/SRA/

Síguenos en Google News
Hablamos de

Noticias Relacionadas

Adblock Detectado

Por favor, considera ayudarnos desactivando tu ad blocker. Te prometemos que nuestra publicidad NO es molesta. Gracias a ella es que seguimos online.