FútbolPortada

El impactante récord que Messi le arrebató a Carlos Bianchi

“Me dará mucho placer que el récord lo rompa alguien sobre quien fui uno de los primeros en decir que es el mejor de la historia”, había dicho Carlos Bianchi en 2013 sobre la marca que Lionel Messi iba en camino a quebrarle. Pues bien, el día llegó en la goleada de Barcelona ante Huesca, por la tercera fecha de la Liga de España.

El astro rosarino, de 31 años, se convirtió, con 387 conquistas, en el futbolista argentino más goleador en la historia de los torneos de Primera División del mundo, dejando al Virrey dos escalones abajo (cosechó 385 en sus pasos por Vélez y el fútbol francés).

Messi ya le había dado alcance al hoy técnico multicampeón con sus dos gritos frente al Alavés, en el inicio del certamen de elite español. Pero sus dos perlas contra Huesca lo dejaron en la cima en soledad. El capitán de la Selección hasta el Mundial de Rusia alcanzó la cifra en apenas 241 encuentros. Tercero en la tabla quedó otra gloria: Alfredo Di Stéfano, con 377 goles.

“Tendré cierto fastidio cuando suceda, porque todos querríamos que nuestros logros duren para siempre. Pero los récords están para batirse”, había escrito el ex atacante en su columna en ESPN hace cinco años. Un visionario: control remoto en mano, habrá saboreado vla magia de su vencedor.

Una jugada individual en el borde del área y posterior remate para el 1-1 parcial. Y un mano a mano definido con pericia para el 6-2. Así fueron los dos goles de Messi, que se apuntó otro logro sorprendente: con sus tantos ante Huesca, le anotó a 37 de los 40 equipos a los que enfrentó. Un goleador implacable que hasta los que le ceden la corona en cada récord, como sucedió con Bianchi, lo reconocen.

Además, con cuatro goles, quedó como máximo goleador de la Liga, con cuatro goles, junto con Karim Benzema (Real Madrid).

Síguenos en Spotify
Hablamos de

Noticias Relacionadas

Adblock Detectado

Por favor, considera ayudarnos desactivando tu ad blocker. Te prometemos que nuestra publicidad NO es molesta. Gracias a ella es que seguimos online.