MúsicaPortada

Así se vivió el Tecate Live Out 2019

The Drums, LP, Vampire Weekend y Beck se presentaron en el festival.

Monterrey (corresponsal).- Live Out, un festival que ha evolucionado a lo largo de los años, que ha traído a la ciudad de las montañas a bandas como The Strokes, Kings Of Leon, Phoenix, Twenty One Pilots, The Weeknd, y una larga lista de headliners de renombre, nos recordó con la edición 2019 que no ha cambiado en sus ideales.

Parecía ayer cuando comenzó con un concepto muy ecléctico. Ésta año se celebró su quinta edición, que prometía mucho más en MÁS de sus headliners y algunos nombres “de abajo”.

Las puertas abrieron a las 13:00 horas, misma hora que hace un año. La diferencia es que, en esta ocasión, en uno de los Stages principales no sería un artista underground de la escena nacional el invitado a abrir como primer acto del día. El honor sería para unas chicas muy intensas, The Aces (más tarde nos las topamos caminando y disfrutando el festival).

Así mismo, Belako y Health siguieron en sus sets dando sus propuestas frescas al género alternativo.

Alec Benjamín es un chico de estilo sencillo y muy profundo en cuanto a letras. Eran las 15:30 cuando salía al Tecate Stage para tocar por primera vez en México. Durante su set (con una lista de canciones que sus seguidores coreaban) él explicaba su inspiración. Entre algunos comentarios, llegó a decir que padre lo acompañaba. Dato que fue relevante en su rueda de prensa. Un baladista acústico, en ocasiones loopero, que con carisma natural no podía caerle mal con su cantar a nadie.

Arizona fue la primera banda, la cual el sol nos recordó su presencia en el festival. Mucha potencia vocal en la garganta de Zac Hannah.

A las 17:15 Jenny Lewis llegaba Live Out, su primera vez en Monterrey, para recitarnos en harmonías de su teclado un poco de su más reciente material.

Rueda de prensa con Alec Benjamin

Se le preguntó qué opinaba del hecho que un artista K-pop haya tenido el deseo de colaborar con él, a pesar de que aquello no se concretó. Él respondió que fue una agradable sorpresa. Cuando lo supo se mostró de acuerdo. Pero se tornó triste al enterarse de que había buscado y pedido ese mismo favor a otro artista. También comentó que, al ser su primera vez en México, su padre lo acompañaba para apoyarlo en sus shows y en el idioma, pues confesó no saber entablar conversaciones en español.

Dieron las 18:00 horas, el turno de LP. Laura Pergolizzi, el fenómeno mundial que conquistó a la población del globo con su tema “Lost On You’. Sin embargo, al salir a escena dejó más que claro que ella es más que un one hit wonder. Melodiosos y potentes cantos, aullidos y falsettes, son el cuerpo y la esencia de su música.

The Drums. Podemos decir que fue la primera banda (además de las abridores, The Aces) que llenaron a su público de euforia rock. Riffs y acordes alternativos al muy puro estilo indie entraban a nuestras vidas dulcemente. Todavía tengo la frase “Body Chemistry” en la mente. En nuestras memorias quedarán los bailes y alegres movimientos de Jonathan Pierce cuando hacía girar su microphone. Todo un frontman dispuesto a enloquecer al público.

Cage the Elephant son embajadores de un rock pegajoso, cuya voz (Jesse) es un ícono del indie rock contemporáneo. Gracias a su performance, energía y sobre todo estilo vocal, han llegado a ser considerados como los Stones de la actualidad. Sus vestuarios sobre Stage Matt Shultz parecía ser toda una tienda de disfraces encima. Siempre muy cool. Con rebeldía y estilazo. Sorprendiendo al público al lado de Beck que salió a interpretar “Night Running”.

THE NBHD ya no es la banda que en su mayoría sólo cautiva a las chicas con Jesse Rutherford quitándose la chaqueta antes de cantar. En este tour se les ve con trajes satinados. Con energía total por parte de todos los integrantes.

Jesse salía a abrir el show solamente con su guitarra acústica contra miles de almas: “You get me so high”. Es tal vez ésta su etapa más kitch. Dejando Sweater Weather en un punto final de su acto para que el contraste de voces al unísono les recuerde a todos por qué eran headliners éste año.

The Offspring sería la banda más veterana en tocar en el festival este año. Empezaron dando el tempo punk rockero acelerado que tanto los caracteriza. Se bajaban del escenario, se acercaban a la valla. Dexter se sentaba en un piano a gritar una balada llegadora (literal). El Doctor Dexter y compañía mantuvo a sus oyentes saltando.

Los visuales y añadidos no fueron necesarios, y los que iban a verlos tampoco pensaron que hiciera falta. Sólo bastó una manta negra con esa flama blanca (su logo), buena luz y power chords con arreglos rápidos. Toda una cátedra de punk rock y moshpit… (ya casi nos tumbaban con todo el equipo por meternos hasta la valla en área general).

El primer Gran Headliner de la noche salía a escena a las 22:45: Vampire Weekend. Un mundo giratorio en su utilería, apoyado con luces y mucho alternativo-punk-indie nos prenderían a bailar.

Ezra Koenig decía al terminar sus primeras tres canciones: “La primera vez que vine a tocar en México, fue en Monterrey“. Un público vuelto loco por tenerlos al aire libre en un show que duraría hora y media. Pero como todo lo bueno dura poco (o así se siente), los temas pasaron volando. Temazo tras temazo. Oxford Comma, Sunflower, This Life, Step… Step! Unos nos ponían alegres y otros tristes. Y quedó para la historia la frase más icónica de esta edición del festival: “Saquen la carnita asada”. Con esas palabras se da pie (o mejor dicho, “zapateado”) a “Cousins” y “A-Punk” para bailar un huapango alternativo en vivo en el mejor baile masivo que fundidora haya visto.

Apenas terminó Vampire, Beck salió con todo en el Casa Bacardí para cerrar el festival. Todos corrimos. El riff de “Loser” sonaba más fuerte que cualquier otra cosa esa noche. Entre ese sonido de influencia indú nos colabamos para llegar lo más cerca posible al escenario. Estábamos exhaustos, pero el objetivo era claro: ver actuar al Señor Beck, un multipremiado headliner digno de dicho honor.

Subía a Cage The Elephant a cantar algunos temas variados. Sus músicos hacían versiones de clásicos, entre los cuales sonó “Blue Monday” de New Order.

Nos retiramos a las 2 AM, escuchando en Tecate Room los últimos beats de Jai Wolf tocando “Indian Summer”. En una actuación de visuales con mucha calidez.

Calidez, mucha sensación de verano. No sólo al irnos, no sólo al estar empujándonos, bailando, gritando, eufóricos. Sino también a lo largo del día. Una vibra que se respira año con año deseando saber dónde será el after. Porque después de ver un lineup tan fino y cuidado con propuesta totalmente internacional, te quedan esas ganas de irte a amanecer igual que en ese momento. Eso fue la 5ta Edición de Live Out, Tecate Live Out 2019.

Comenta esta noticia