Vida y Estilo

Desplantes, el mejor ejercicio para fortalecer piernas y glúteos

Los ejercicios con desplantes son realmente efectivos para fortalecer piernas y glúteos, y al mismo tiempo ayudan a definir el abdomen, quemar grasa y enderezar la postura.

¿Los conocías antes? Si es la primera vez que lees sobre este tipo de ejercicios, te compartiremos a continuación los beneficios que tienen, y los tipos de desplantes que debes agregar a tu rutina.

Beneficios de los desplantes

  • Te ayudan a quemar grasa: Los desplantes son uno de los mejores ejercicios metabólicos, que te ayudan a quemar grasa de una manera notable si lo realizas adecuadamente.
  • Tonifican tus glúteos y piernas: Son perfectos para tonificar esta zona del cuerpo, solo debes realizar el mismo número indicado de repeticiones de cada lado para obtener resultados homogéneos y óptimos.
  • Tonifican el abdomen y mejoran la postura: Realizar un desplante en reversa hace que contraigas los músculos de la espalda, el abdomen y la cadera, lo que hace que corrijas tu postura habitual.

5 ejercicios con desplantes para ti

Desplante con mancuernas

Comienza por tomar una mancuerna en cada mano, colócate de pie con la espalda recta, abre el compás a la distancia de tus hombros y da un paso hacia adelante con tu pierna derecha.

Luego, flexiona las rodillas a manera de escuadra de 90° y baja lo más que puedas, sin que tu rodilla pase la punta del pie; regresa al compás, haz el mismo desplante con la otra pierna y así progresivamente, hazlo hasta que alcances 3 sucesiones de 12 movimientos.

Recuerda mantener las manos estiradas hacia abajo en todo el ejercicio, así como también la espalda erguida y los hombros hacia atrás.

Desplante con banco

Elige un banco de aproximadamente unos 40 cm de altura, coloca la planta de tu pie izquierdo en la esquina inferior del soporte y la del pie derecho en el piso.

Luego, eleva y flexiona la rodilla de la pierna que se encuentra atrás, manteniendo todo tu peso en la extremidad que se encuentra arriba de la silla, baja a tu posición inicial y repite este ejercicio 3 series de 10 veces por cada pierna.

Para este ejercicio es importante que mantengas un buen equilibrio, cuando ya lo domines perfectamente, puedes tomar una pesa con las manos para aumentar la dificultad.

Desplante lateral

En este ejercicio tendrás que dejar las pesas a un lado y continuar parada con los pies pegados y con las manos en la cintura.

Ahora, vas a dar un paso hacia el lado derecho, abriendo el compás lo más que puedas, y al mismo tiempo vas a flexionar la rodilla que se desplaza hacia abajo. Tu pierna izquierda debe estar realmente estirada en este punto.

Vuelve a la postura inicial y repite el desplante del otro lado. Debes hacer un total de 3 ciclos de 15 tiempos.

No olvides conservar toda la fuerza en tus glúteos y piernas para tonificar específicamente estas áreas.

Desplante dinámico

Si no solo estás buscando endurecer glúteos y piernas, sino que también estás buscando perder un poco de peso, este tipo de desplante es indicado para ti, ya que también incluye cardio.

Aquí deberás ejercitarte con los clásicos desplantes tradicionales, que son los mismos que mencionamos con el uso de mancuernas, pero sin el peso inicial y en el momento de subir para regresar a tu posición de inicio, deberás cambiar de pierna en el aire, y realizar el desplante de lado contrario. De igual manera, deberás repetir 3 sucesiones de 12 tiempos.

Desplante hacia atrás

Para comenzar, colócate de pie con las piernas separadas al nivel de tus hombros, puedes apoyar las manos en tus caderas (opcional) o dejarlas a los lados y elevarlas al momento de hacer el movimiento hacia atrás.

Debes mantener la barbilla paralela al suelo y la curva natural de la espalda baja. Luego, lleva una pierna hacia atrás, dando un paso largo, baja lentamente las caderas hacia el suelo hasta formar un ángulo de 90°.

La rodilla de la pierna que desplazaste debe bajar hasta casi tocar el suelo, enfoca todo el esfuerzo en el glúteo para que cuando retornes, sea el que impulse el movimiento hacia la posición de inicio. Repite el desplante intercambiando tus piernas.

Realiza este movimiento de manera controlada y no olvides mantener tu espalda recta. Realiza de 8 a 12 movimientos y repítelos en series de 3 o 4.