Economía

Autos seminuevos, la primera alternativa para los mexicanos ante la crisis de la industria automotriz

Son incontables las consecuencias económicas y sociales luego de atravesar la pandemia mundial ocasionada por el Covid-19. La industria automotriz, una de las más desarrolladas y de mayor impacto se vio fuertemente afectada durante el año 2021. Entre los diversos sucesos que azotan al sector, encontramos desabasto de gas, cortes en la energía eléctrica y problemas graves de suministros de varios insumos claves para la línea de producción.

Las armadoras de México se han visto forzadas en muchos estados del país a realizar paros técnicos en su producción, de manera escalonada y progresiva para evitar despidos masivos. La principal causa es el desabastecimiento de semiconductores, un chip que funciona como elemento clave para la conducción de energía del vehículo.  

Este fenómeno de suspensión en las líneas de producción provocó un decremento en la oferta de vehículos 0 km en el mercado, afectando a grandes productoras, como General Motors, Nissan y Volkswagen, entre otras. Según las cifras que develó el Instituto Nacional de Estadísticas y Geografía (INEGI), la planta Volkswagen produjo solo 21 mil 713 vehículos durante el mes de septiembre de este año, representando una caída del 32,2% respecto al mismo periodo del año anterior. En lo que respecta a la compañía Audi México, armadora de autos donde trabajan más de 5 mil personas, ensambló en el noveno mes del año 11 mil 391  automóviles, 32,1% menos que el año 2020.

El descenso de la producción del sector automotor, parece no tener un final asegurado. José Zozaya, presidente de la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz (AMIA), dice que “al cierre del año los volúmenes de producción y de exportación queden por debajo de los de 2020, es decir nuestra estimación de producción al cierre de 2021 es de cuando menos un 5% inferior a la del año pasado”.

El desabasto de modelos y la falta de actividad productiva de autos nuevos, han impulsado a un gran sector de la sociedad a optar por la adquisición de un auto seminuevo. Esta opción, no tan explotada en la industria, parece la forma más viable de obtener un vehículo en condiciones, que cumpla con todos los requerimientos y satisfagan las necesidades y demandas de las personas.

Los vehículos usados presentan también una ventaja económica para el acreedor, que ahorra dinero en su compra, evitando pagar impuestos y gastos a la agencia de coches, pudiendo usar el excedente para arreglos inminentes o la contratación de un seguro, sin preocuparse por el precio de la póliza.

De esta manera se abre una nueva ventana de posibilidades para la venta de autos de segunda mano a través de startups mexicanas como Kavak u OLX, plataformas instaladas en el país para la venta de vehículos usados. Estas empresas conocidas como “empresas unicornio” utilizan datos y tecnología para ventas a través de internet, respaldadas legalmente, eficaces y seguras.

Según Jesús Garza, director de operaciones y comercial en OLX Autos México, “el mercado de seminuevos es una rama de la industria automotriz que se ha explorado muy poco en México; sin embargo, debido al panorama mundial, es momento de voltear a ver a nuestro lado y apostar por lo que un seminuevo puede aportar a las familias mexicanas, tanto como producto como fuente de trabajo”. Desde la empresa sostienen un crecimiento del 300% global en las ventas y esperan sostenerlo durante el año 2022.

Comenta esta noticia