Música

Alfred García está decidido a hacer historia con su música

Con 15 años de preparación musical, a sus 21 años, el cantautor español Alfred García está decidido a no ser uno más en el mercado musical actual.

El catalán, quien ha irrumpido en la escena musical española tras su paso por “Operación Triunfo”, aspira con su primer disco, “1016”, a marcar diferencia, innovar, trascender, ir más allá de lo que está de moda y se está vendiendo.

“No quiero que sea un disco más, anhelo que sea innovador, que no le sea indiferente a nadie, que sea un disco de calidad, que sea grabado con músicos orgánicos, con música de verdad, con buenos ejecutantes”, afirmó en entrevista telefónica con a Notimex desde España.

Contundente, agregó: “Creo que la mejor estrategia de ‘marketing’ es hacer un buen disco y no algo para vender y ya está, porque eso hacen muchos”.

Para Alfred, hubiera sido muy fácil con la fama alcanzada como participante de la más reciente edición de “Operación Triunfo”, salir y grabar cualquier cosa.

Es obvio que las ventas las tenía aseguradas; sin embargo, su natural ambición de ir más allá, de consolidar una carrera para siempre, algo que deje huella, es su anhelo y motor de vida.

“Yo no vengo aquí para hacer un disco que le sea indiferente a nadie, deseo hacer historia en este país y si puedo en todos los territorios que me dejen”, subrayó el cantautor.

Reiteró enfático: “No vengo aquí para hacer lo que han hecho otros, porque aun cuando tengo influencias musicales, voy a darles la vuelta, quiero hacer algo para quedarme”.

Con estudios de conservatorio en trombón, canto, composición y jazz, y con aprendizaje autodidacta en piano, guitarra y batería, Alfred respeta y ama la música.

Bajo esa premisa, iniciará la grabación de “1016”, título que dio a su álbum, pues es el número que le tocó como aspirante en “Operación Triunfo”.

“El disco ya está en marcha, tenemos al productor, a los músicos, la verdad es que queremos acabarlo lo más rápido posible, pero todo lo hacemos con proceso lento, artesanal, con la colaboración de amigos, que juntos hacen familia y eso se notará en el disco ya terminado.

“Es importante cómo lo grabas, los instrumentos que usas, los amplificadores que utilizas, la mesa de mezclas, los previos, los micros, todo cuenta, yo soy una persona que le gusta mucho la producción también”.

Con humildad, aclaró que aunque se involucra en todo el proceso, lo que lo lleva a ser el principal responsable del disco, respetará la experiencia de su productor, del que aún no quiere revelar su nombre.

“Voy a coproducir el disco, justamente con un refutado productor que ha aprendido de los mejores productores de este país, yo lo elegí, aunque yo seré el productor principal. Aparte de que voy a tocar el trombón, también he escrito todas las canciones, no hay ninguna coescrita, los arreglos musicales también son míos”, comentó.

Algunos músicos, afirmó el entrevistado, los eligió el productor, puesto que él es más conocedor por su experiencia y por su edad obviamente.

Aunque formado en el jazz, su paso por la academia del referido concurso de canto lo llevó a interpretar desde bolero, pop, hasta rock, lo que lo ayudó a definir su propuesta para su disco, que en realidad será la clave de la diferencia musical que pretende marcar.

“Mi propuesta musical va a ir por un pop rock con algunas influencias de soul, de jazz, según qué arreglos, me he decantado por un sonido más del estilo de Leiva, Carlos Raya, como también del grupo uruguayo No Te Va Gustar, que tienen un tipo de sonido tan orgánico y tan rockero, pero tienen esas melodías pop”.

Aunque compone lo mismo letras en español, que inglés y catalán, lo que ha mostrado en temas como “Londres”, “Marte”, “Lo que te puedo dar” y “Barcelona”, entre otras, Alfred ya tiene claro el idioma que prevalecerá en su primera producción discográfica.

“Será en español, aunque habrá una canción en inglés”, dijo decidido y con las ganas de salir adelante.

Como un hecho inusual en la industria musical, gran parte de los temas que contendrá “1016” ya están en el gusto del público, principalmente de España, sin estar grabados, lo que el cantautor aseguró que lejos de darle miedo, lo guía en lo que quieren escuchar de él.

“No tengo miedo, porque justo estos temas, la gente ya los conoce, porque los compuse dentro de la academia de ‘Operación Triunfo’, en la que 24 horas la gente nos veía lo que hacíamos cada día, y yo, como una cosa extraescolar, componía mis temas solo a piano y voz.

“Y cuando salí de ahí, ya la gente se los sabía todos, entonces dije: “Oye ¿y ahora por qué no hacemos una gira, para ver qué ganas tiene la gente del disco y si se los sabe realmente o no? Así organicé la gira ‘1016 is coming tour’, para saber qué ‘feedback’ había de la gente”.

Para su fortuna, el público respondió a su propuesta, logrando dos sonoros éxitos en los prestigiosos festivales musicales Share Festival y Arenal Sound, que le han marcado la pauta a seguir.

“Es una situación de lo más positiva que podría tener alguien hoy en día, sin haber sacado ni siquiera disco, viniendo de un programa de televisión, con el riesgo de ser visto como ‘producto televisivo’, he ido al Share Festival, con ‘sold out’ con cinco mil personas o metiendo 40 mil en el Arenal Sound.

“Son festivales reputadísimos, y yo apenas alguien conocido que ha emergido hace unos nueve meses, he llegado con mis canciones sin haberlas grabado.

“Los he llenado (los conciertos) solamente con ellas, y eso para mí es una gran alegría, que a la gente le hayan gustado, es increíble ver a 50 mil personas cantando mis canciones”.

Orgulloso de su aprendizaje en el “reality musical”, igual se congratuló de que este público de los festivales lo vea sólo como Alfred García. “Eso es positivo, que la gente no sólo me asocie con ‘Operación Triunfo’”.

Este triunfo en su gira significa para el joven cantautor un voto de confianza en el camino que está siguiendo, porque él es el responsable absoluto de toda la producción; sin embargo, cada vez se exige más.

“Hoy me decían: ‘¿Estás contento y feliz?’, y yo les digo: ‘Estoy contento, pero nunca estoy feliz’, porque siempre estoy pensando en ir más allá y en todas las cosas.

“Yo me monto la producción musical, los arreglos, elijo a los músicos, armo a la banda, no es como otros artistas que llevan músicos que les pone la compañía.

“Yo hago todo con mi equipo, lo dirijo, casi todo es decisión mía, y eso cuesta, pero siempre que salgo al escenario, salgo con el pensamiento de que esto lo he hecho yo y si sale bien o si sale mal, será culpa mía y eso es lo que me gusta.

“Los dos conciertos han salido bien y estoy muy contento, pero siempre hay que exigirse más y la verdad que hacer esto, autosuficientemente, es muy bueno”.

Amante de la metáfora a la hora de plasmar sus ideas en una canción y del jazz como la base de su gusto musical, paradójicamente en la adolescencia comenzó a escribir, inspirado en la cotidianidad de las rimas rapeadas.

“A mí me ha pasado algo curioso, porque las primeras letras que compuse, fue cuando improvisaba rap en los patios del colegio y en los parques de skateboard; hacíamos ‘batallas de gallos’, donde se improvisaba con una base de rap con otro contrincante y ahí empezó mi creación como cantautor.

“Me ha pasado un poco como a Carlos Sadness, que empezó haciendo hip hop y rap y acabó siendo un cantautor. Yo desde los 14, 15 años, escribo canciones”.

A punto de cerrar un ciclo con el fin de los conciertos de “Operación Triunfo”, Alfred hizo un balance de lo que ha sido su paso por el “reality musical” que le ha dado fama, miles de fans en redes sociales y lo llevó a representar a España en el Festival de Eurovisión, al lado de Amaia Romero.

“Todo ha pasado muy rápido, desde a gala cero, he logrado un cuarto lugar en ‘Operación Triunfo’, he escrito un disco ahí adentro de la academia; de ir a Eurovisión, de enamorarme, de hacer amigos, de hacer contactos, de formar una banda, de hacer una gira nacional y de tocar en los grandes festivales de España, sólo falta tocar en el Zócalo ya”, comentó.

Y de su experiencia en Eurovisión, su actitud es igual de positiva, pese a la dura crítica por su posición 23 de 25, ya que él y Amaia Romero defendieron “Tu canción”, interpretándola impecablemente y con profesionalismo, y la posición depende en mucho del voto del público de los países participantes.

“La verdad es que todo el mundo se ha portado genial con nosotros, lo hicimos muy bien, aunque bueno, en nuestro país hubo muchas críticas, pero por parte de Europa, musicalmente, estuvimos bien en todos lados, no hubo ninguna queja de nada y la verdad es que la gente nos apoyó mucho”.

Aunque todo lo que le ha ocurrido en tan sólo nueve meses ha sido extraordinario, Alfred no se desborda y piensa que ya lo tiene todo ganado, pues su lucha en la música comenzó desde seis años antes, cantando hasta en la calle, o en pequeños lugares para 30 personas, lo que lo lleva a valorar todo y seguir trabajando.

“La verdad es que yo siempre he tenido mucha fe, mucha fe en mí, pero sobre todo, en la energía que puedo causar en los demás, soy una persona con unas ideas muy claras, no paro de crear y de trabajar.

“No tengo tiempo para pensar en otras cosas, no tengo tiempo para irme por ahí. Yo mismo me pongo los pies en el suelo, aunque también está ahí mi familia y los que están a mi alrededor, todos me ponen los pies en el suelo”.

Al margen de su carrera artística, Alfred ha aprovechado su fama para dar visibilidad a distintas causas sociales, como la lucha contra el cáncer infantil, la labor de la ONG Proactiva Open Arms, o se manifiesta públicamente a favor de la lucha por la legalización del aborto en Argentina.

“Como persona me siento muy comprometido con la gente que no tiene voz, porque todos, a pequeña o gran escala, en algún momento no hemos tenido voz, me acuerdo cuando empecé a cantar que la gente me llamaba raro, que critican hasta cómo te vistes para salir a cantar.

“Creo que hay gente que tiene problemas muy serios, y que no tiene voz, porque está huyendo de su país en guerra, porque ha sido abusado y yo hago lo que puedo para que esa gente tenga voz y tenga ayuda, como voz o económicamente.

“La verdad es que la visibilidad que le quiero dar a estas personas es porque realmente me siento comprometido, todos deberíamos tener un compromiso con esas personas. Al final el planeta es nuestro y deberíamos ser nosotros quienes lo cuidemos.

“En el caso de los refugiados, me pregunto qué pasaría en el mundo si no nos tuviéramos los unos a los otros. Ellos pueden estar aquí y nosotros también.

“Habrá que recordar que aquí en España muchos de nuestros abuelos o bisabuelos fueron alguna vez refugiados”, comentó.

Antes de meterse al estudio de grabación de “1016”, a Alfred le queda aún un concierto con sus 15 compañeros de “Operación Triunfo 2017” y dos más de su gira “1016 is coming tour”, el Festival Acústica, el 31 de agosto en Figueres, y el 29 de septiembre en la Fiesta de El Prat de Llobregat, donde nació.

Finalmente, Alfred manifestó su deseo de formar parte de la pléyade de grandes artistas españoles que han mostrado su talento en América, “estaría encantado de ir a México y mostrarles mis canciones”, concluyó.

NTX/JVZ/ACJ

Síguenos en Spotify
Hablamos de

Adblock Detectado

Por favor, considera ayudarnos desactivando tu ad blocker. Te prometemos que nuestra publicidad NO es molesta. Gracias a ella es que seguimos online.