Salud

Advierten sobre gravedad de la fibrosis pulmonar idiopática

El neumólogo Rubén Santoyo Ayala, informó que la Fibrosis Pulmonar Idiopática (FPI) es una enfermedad crónica, demoledora y mortal que se caracteriza por una disminución progresiva de la función pulmonar.

En un comunicado, el subdirector médico del Hospital de Especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco en el turno nocturno resaltó los riesgos de esta enfermedad crónica.

“Se trata de una enfermedad que se asocia a mal pronóstico y que usualmente termina con la vida del paciente, aunque la historia natural de la misma es variable e impredecible”, apuntó.

Añadió que la FPI se caracteriza por ser una enfermedad pulmonar de origen desconocido, hay disminución progresiva de la función de los pulmones debido a la cicatrización del tejido pulmonar, lo que deriva en dificultades respiratorias severa como la disnea (falta de aliento).

El experto del Seguro Social detalló que la patología afecta primordialmente a personas mayores de 60 años de edad, sin embargo puede presentarse en edades más tempranas.

Santoyo Ayala refirió que la incidencia estimada de este padecimiento es de 42.7 a 63 casos por cada 100 mil personas, aunque la frecuencia del padecimiento puede ser mayor en personas a partir de los 75 años de edad.

Por lo regular la supervivencia media estimada de personas que presentan esta patología es de tres años, pero al recibir tratamiento médico la expectativa de vida puede incrementarse, refirió el especialista.

Indicó que la causa más frecuente de mortalidad en pacientes con diagnóstico de FBI es la insuficiencia respiratoria progresiva y la exacerbación aguda de la enfermedad, además de patologías coronarias asociadas, embolismo, infección o cáncer pulmonar.

En cuanto a la sintomatología, mencionó que es frecuente que se presente disnea (falta de aire), la cual es progresiva y va en aumento, acompañada por tos seca.

Santoyo Ayala dio a conocer que para establecer el diagnóstico es necesario realizar una biopsia, una radiografía de tórax, así como una tomografía de alta resolución, una espirometría, gasometría, prueba de esfuerzo y de saturación de oxígeno.

No obstante, comentó que los pacientes llegan a recibir atención médica con una evolución de FPI de hasta tres años “debido al enmascaramiento de otras enfermedades respiratorias que pasan desapercibidas”.

Agregó que el tratamiento básicamente consiste en utilizar broncodilatadores, brindar rehabilitación al paciente, así como atención nutricional, suministrar oxígeno entre 16 y 24 horas, completar esquemas de vacunación contra influenza y neumococo, y evitar cambios bruscos de temperatura.

NTX/LEL/AJV

Síguenos en Spotify

Noticias Relacionadas

Adblock Detectado

Por favor, considera ayudarnos desactivando tu ad blocker. Te prometemos que nuestra publicidad NO es molesta. Gracias a ella es que seguimos online.