Salud

Desmitifican beneficios de aspirina de baja dosis en adultos mayores

La aspirina de dosis baja diaria es prescrita comúnmente para prevenir ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, sin embargo una nueva investigación ha demostrado que carece de efectos en la vida sana en los adultos mayores.

De acuerdo con los resultados del estudio ASPirin en la reducción de eventos en ancianos (ASPREE), en el que participaron 16,7003 personas mayores de 70 años en Australia y dos mil 411 individuos de más de 65 años en Estados Unidos, tomar una dosis baja de aspirina al día “no prolonga la vida saludable”.

El estudio, aleatorizado y controlado con placebo, comenzó en 2010 con la inscripción de los voluntarios, quienes no debían tener demencia o discapacidad física, y estar libres de afecciones médicas que requirieran el uso de aspirina.

Los investigadores monitorearon a los participantes por casi cinco años, periodo durante el cual a una parte del grupo ingirió 100 miligramos de aspirina diariamente y el resto de los voluntarios tomó un placebo.

Según los resultados, el tratamiento de aspirina no afectó la supervivencia libre de demencia o discapacidad física pues entre las personas que la tomaron, el 90.3 por ciento permaneció con vida al final del tratamiento sin discapacidad física o demencia, en comparación con el 90.5 por ciento que tomó placebo.

Las tasas de discapacidad física fueron similares y las tasas de demencia fueron casi idénticas en ambos grupos.

El grupo que tomó aspirina tuvo un mayor riesgo de muerte en comparación con el grupo placebo: el 5.9 por ciento de los participantes que tomaron aspirina y el 5.2 por ciento que tomaron placebo murieron durante el estudio.

La mayor tasa de mortalidad en el grupo tratado con aspirina se debió principalmente a una mayor tasa de muertes por cáncer, afirma la investigación y señala que se registró un pequeño aumento en los casos de esta enfermedad, pero que la diferencia pudo deberse a la casualidad.

Los investigadores descubrieron que las tasas de eventos cardiovasculares mayores, que incluyen enfermedad coronaria, ataques cardíacos no mortales y accidente cerebrovascular isquémico fatal y no fatal, fueron similares en los grupos de aspirina y placebo.

En el grupo de aspirina, 448 personas experimentaron eventos cardiovasculares, en comparación con 474 personas en el grupo de placebo.

También se midió la hemorragia significativa, un riesgo conocido de uso regular de aspirina, y se observó que ésta se asoció con un riesgo significativamente mayor de sangrado, principalmente en el tracto gastrointestinal y en el cerebro.

El sangrado clínicamente significativo (accidente cerebrovascular hemorrágico, hemorragia en el cerebro, hemorragias gastrointestinales o hemorragias en otros sitios que requirieron transfusión u hospitalización) ocurrió en 361 personas (3.8 por ciento) con aspirina y en 265 (2.7 por ciento) tomando el placebo.

“Este trabajo es un hito clave en la participación de más de una década en este ensayo clínico a gran escala en los Estados Unidos y Australia”, dice el coautor del estudio, doctor Raj C. Shah, del Centro de Enfermedad de Rush Alzheimer.

“Continuar el seguimiento de los participantes es crucial, particularmente porque los efectos a largo plazo sobre los riesgos para los resultados como el cáncer y la demencia pueden diferir de los del estudio hasta la fecha”, sugiere Evan Hadley, director de la División de Geriatría en el Instituto Nacional de Envejecimiento.

“Estos hallazgos iniciales ayudarán a aclarar el papel de la aspirina en la prevención de enfermedades para los adultos mayores, pero se necesita aprender mucho más, por lo que el equipo de ASPREE continuará analizando los resultados de este estudio”, agrega.

NTX/I/VRR/FJ/

Noticias Relacionadas

Adblock Detectado

Por favor, considera ayudarnos desactivando tu ad blocker. Te prometemos que nuestra publicidad NO es molesta. Gracias a ella es que seguimos online.